Todo sobre CBD

El «Cannabidiol» o CBD, es uno de los cannabinoides (compuesto orgánico) más abundantes que se encuentran en el cáñamo.

Esta molécula tiene diferentes propiedades terapéuticas y sirve como terapia complementaria a muchas enfermedades.
Es una sustancia segura y no adictiva.


¿Para qué sirve el CBD?

Una amplia investigación científica en EE. UU y los crecientes relatos anecdóticos de pacientes y médicos destacan el potencial del CBD como tratamiento para una amplia gama de enfermedades, que incluyen:

– Enfermedades autoinmunes (inflamación, artritis reumatoide)

– Afecciones neurológicas (Alzheimer, demencia, Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia, corea de Huntington, derrame cerebral, lesión cerebral traumática)

– Síndrome metabólico (diabetes, obesidad)

– Enfermedad neuropsiquiátrica (autismo, TDAH, trastorno de estrés postraumático, alcoholismo)

– Trastornos de la tripa (colitis, enfermedad de Crohn)

– Disfunción cardiovascular (aterosclerosis, arritmia)

– Enfermedad de la piel (acné, dermatitis, psoriasis).

El CBD ha demostrado efectos neuroprotectores y sus propiedades contra el cáncer se están investigando en varios centros de investigación académica en los Estados Unidos y en otros lugares. También en 2010, investigadores alemanes informaron que el CBD estimula la neurogénesis, el crecimiento de nuevas células cerebrales, en mamíferos adultos.

Medicina en sintonía con los procesos naturales:

El aceite de CBD se ha posicionado como un curativo para personas enfermas y como un preventivo para la salud, un paliativo de uso múltiple tanto para mascotas como para personas de todas las edades dando lugar a una creciente conciencia del cannabidiol como un potencial auxiliar de salud, pero también creando una proliferación de conceptos erróneos sobre el CBD y la terapéutica del cannabis. El CBD es una molécula, no un milagro. Por ello es necesario descubrir cómo optimizar el uso rehabilitador del cannabis, el desafío clave es discernir cómo utilizar el cannabis para obtener el máximo beneficio terapéutico. Dado su perfil de bajo riesgo, muchas personas están usando CBD como una terapia complementaria a sus planes de tratamiento existentes.

Se utiliza en el tratamiento de enfermedades y malestares de diferentes tipos y grados tales como fibromialgia, esclerosis múltiple, glaucoma, anorexia, epilepsia, insomnio, artrosis, cáncer y muchos más gracias a sus propiedades antitumorales, antieméticas, anticonvulsivas, analgésicas, antiinflamatorias, entre otras.

Aunque el CBD ofrece beneficios significativos para el bienestar del cuerpo, siempre es bueno recordar que no tiene propiedades psicoactivas, como sí las tiene otro fitocannabinoide medicinalmente activo importante: el tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto que causa la psicoactividad por el que es famoso el cannabis.

El cannabidiol (CBD) también ha sido analizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece que “el CBD no crea dependencia”, “no causa efectos psicoactivos o cardiovasculares negativos” y que tiene “propiedades terapéuticas prometedoras”.

Organización Mundial de la salud CBD